En nuestros recuerdos de Tiendas de antaño nos encontramos con la Primera y más grande.

TIENDA LA ESPERANZA.

Conocida antes como Almacén Guepard propiedad de unos señores Alemanes que vinieron a Salamá, específicamente de don Alfred Guepard, viniendo después de la segunda Guerra Mundial por 1949 teniendo como bisnietos a los conocidos Ernesto Boesch y Billy Boesch estuvo en donde ahora está ahora la Sat. Con cosas innovadoras para esa época había Cine Mudo, También había una pensión de dos niveles donde funcionaba restaurante el Ganadero específicamente en la calle de los cocales. Para luego dejárselos a los señores Leonardo García Mexicanos y doña Zoila Esperanza de Paz quienes lo compraron ellos fueron los Pioneros de la Primera tienda Grande de Salamá que después de su compra fue trasladada a su antigua ubicación donde funciono con la venta de toda clase de artículos de consumo diario, telas, Zapatos, Perfumes, Lámparas Coleman Originales, Gas Kerosene, estufas, artículos de caza y pesca, además de la primera farmacia llamada cruz Roja, que después paso a ser llamada farmacia la salud, se vendía refrescos carbonatados y naturales, había de todo en la tienda y traían productos desde Europa en barco hasta traerlos aquí en Salamá cosas que tardaba casi tres a cuatro meses pero eran productos originales que innovaban el buen servicio de tienda la esperanza para los salamatecos, después del terremoto la tienda fue decayendo hasta quedar nada más sus antiguas instalaciones que son mudos testigos del abolengo que un día fue, según nos cuentan las vitrinas aéreas empotrables y los mostradores aún se pueden observar en el negocio de Don Rene Sandoval y su señora esposa doña Antonina de Sandoval, una tienda de abolengo en la época más prospera de nuestra bella Salamá, en una de las imágenes don Luis García Nieto de doña Zoila esperanza muestra un producto alemán original que vendían en la tienda y que aún lo conserva en su estuche original de cuero con más de cien años de antigüedad. Así fue Tienda la esperanza y Farmacia Cruz Roja.

Gracias a la información de don Luis García.