Con el incremento del tráfico vehicular, el puente fue insuficiente, además su estructura no estaba calculada para esos volúmenes, por lo que, en el decenio de 1950 se inició la construcción de otro, diseñado para automotores. Se finalizó en 1952.

Para el control sobre este nuevo puente, se construyó una garita, entre 1978 y 1984 según lo narra el profesor Francisco Guzmán Valdés, en una entrevista realizada el 22 de octubre de 2014.