Cuando fallece una persona del pueblo, todos asisten a la velación en cuerpo presente en la casa de habitación. Normalmente hay rezos, se habla de las cosas buenas del muerto. Muchas personas colaboran ayudando a repartir pan, café y alguna otra comida rápida, a todos los asistentes para que puedan estar despiertos toda la noche. Al día siguiente se lleva el cuerpo a la Iglesia y se hace una misa también de cuerpo presente. Luego, se camina hacia el cementerio, cargando el féretro entre todos los amigos y familiares durante una cuadra cada grupo. Aún las mujeres también lo cargan. Eso muchas veces acompañado de música fúnebre que le da cierta solemnidad o con música de mariachi interpretando las melodías que al difunto le gustaban. Además de llevar las coronas de flores o adornos de flores que usaron durante la velada anterior. Durante los 40 días, deberá permanecer en el sitio donde murió en el lugar donde dormía, un vaso lleno de agua.

Durante los 9 días siguientes, hay rezos en la casa de habitación, para que al final de la novena hay otra velación con tamales, café, etc.

A los 40 días, nuevamente hay un rezo y tamales.
Al año hay rezo y tamales
A los 7 años, otra vez, rezo y tamales.