Por existir agua caliente se le ha denominado Barrio Agua Caliente, hay un pozo que se encuentra afuera del mercado en la terminal, el agua es muy caliente y azufrada, y así hay varios pozos donde el agua es bien caliente. También se puede mencionar que a medio rio existe un nacimiento de agua caliente, donde se puede ver que salen burbujas.

El barrio era muy despoblado, solo terrenos circulados, habían pocas casas, los caminos eran de terracería, no eran calles sino callejones, donde solo una carretas de bueyes pasaba con dificultad. El agua llegaba por medio de canalitos o tabujías, el agua venia del cerro de la santa cruz. Luego se realizó el proyecto de llena cantaros, ya con tubos de hierro y el agua venía de la aldea Cachíl, luego paso a ser domiciliar. Los cercos que habían eran de chichicaste y organales, era todo muy tranquilo; estaba el cementerio por su puesto no como está hoy, narran que la segunda parte del mismo fueron fusilados reos políticos en un árbol de cedro que existe aún. Se construyó la penitenciaria donde albergaban los reos más peligroso, luego se albergó el ejército y actualmente se encuentra la villa deportiva, era propiedad de don Fernando Ordoñez. Donde se encuentra ahora el mercado de la terminal de buses era terreno del señor Edgar Bendfedt Pereira.

También existe el campo de futbol de las rosas, era terreno del señor Juan Estrada (carretero) Q.P.D. Solo había un callejoncito para salir al cementerio. Estuvo la gobernación, luego la escuela práctica única para varones del nivel primario, luego la Escuela Normal Rural No. 4, y actualmente el INEBE. A la par es estas instalaciones estaba el Barrio el Calvario, su entrada estaba al frente, callejón de por medio que salía al último adiós, donde está ahora el centro de bienestar infantil, Policía Nacional Civil sede de FUNDABIEN, bodegas de caminos, cárcel y las oficinas del PLV. Todo esto era del hospital nacional, hasta la fecha existen escombros de la casa habitacional del Director de dicha institución, donde descansaban los médicos de turno, recordando la subida al último adiós, eran calles angostas con árboles de jacaranda y matilisguate en ambos lados, también dentro del hospital.

Donde se encuentra hoy el mercado municipal era terreno de la licenciada Nuila luego del señor Gumercindo Leonardo Meza Q.P.D. aún permanecen varias casas antiguas, podemos mencionar algunas don Juan Fernández poeta y compositor, Augusto Hernández; Mardoqueo Herrera, el terreno del señor Bartolo Rodas que se dedicaba a deleitar con su marimba le decían la marimbita de (tiotolo), muchos callejones dan al rio, los coyolares, el talpetate, terreno de don Cruz Martínez, don Nayo Díaz, don Fernando Ordoñez, saturnina Pereira López (el tamarindo) don Julio Molina, José María Soto, Juan Gómez, Estela González de Alvarado, callejón que conduce al rastro municipal, formaba una cuchilla al bajar, solo una carreta de bueyes pasaba o bicicletas, muy escasas las motos, frente al rastro municipal había un terreno propiedad del señor Antonio Torres, ahora Ferramirez, allí habían unos mángales. Muchos arbustos que unían sus ramas y formaban oscuridad.

Primeras familias:
1.- Eutolia Guerrero.
2.- Marta Paredes y Prospero Ramírez.
3.- Cástula Pereira y Mecedonio Tranquilo Gómez.
4.- Nicolás Gómez y Eusebia Gómez.

El número de casas eran de 45 aproximadamente. Las calles son las mismas que hoy existen, no tenía trazos, no eran fotográficas, las calles principales eran: la del parque al cementerio y la del parque al hospital.

La energía eléctrica fue traída en el año 1932 anteriormente solo se utilizaba ocote y candiles. El rastro: este funcionaba a la orilla del río lo llamaban los coyolares. La feria de San Mateo: la celebraban en cofradías, se celebró en el estadio las rosas y frente a la villa deportiva. La mercadería para la celebración las traía en bestias y era Don Félix Coronado el que las transportaba, la feria era amenizada con marimba y tocaban solo sones.

El deporte: practicaban el fútbol pero solo chamuscas nada formal. Las autoridades, solo existían alcaldes auxiliares después encargado militar y los llamaban autoridades de los serenos o gendarmes.

Maestros:
1.- Mandoqueo Herrera.
2.- Francisco Puera.
3.- Francisco Ericastilla.
4.- Roberto Mejía.
5.- Nieves López.
6.- Rosaura Martínez
7.- Natalia Oliva
8.- Joaquín Mejía: música de la escuela y violinista

Fiestas religiosas: eran amenizadas solo con tambor. El cementerio: no tenía ninguna ninguna autoridad encargada como en la actual, ahí vivía un señor que tenía su telar y era el que lo cuidaba. Cuando don Rafael Arriola fue regidor, se construyó la capilla que es la que está actualmente.

Artesanía: en el barrio existía la herrería, ganadería, sastrería, federación de marimbas, también trabajan curtiembres para calzado de cuero, sombreros, ollas, talabartería esto en el resto del pueblo

Comidas típicas: pepián dulce, pulique, shuco, tamales estos para navidad.

Costumbres: usaban sombreros, machete en la cintura.

El primero herrero fue: Nicolás Gómez Pereira, y Atenogenes Gómez, Celso Molineros y Lorenzo Hernández.

Don Benigno fabricaba telas y luego se llevaban a Guatemala, Honduras y el Salvador.

Don Rafael Arriola compositor egresado del conservatorio nacional y la AGAIT, también fabricante de marimbas, seleccionado nacional de maratón, creador del emblema unidos para superarnos.

Primer sastre fue Tiburcio Sánchez, quien utilizaba máquina de mano.

Se utilizaban planchas de hierro que se calentaban sobre el comal, otras que se le colocaban brazas adentro.

La señora Paula García, Eustaquia García y Elena Guerrero hacían y vendían fresco de olla en jarritos de barro.

También existía un palenque en casa del señor Lorenzo Hernández y Carlos Aparicio.

Conociendo Salamá