Nació en la ciudad de Antigua Guatemala, un 19 de Julio de 1928 y se graduó de Bachiller en ciencias y letras en el Instituto Nacional para varones. Más tarde en la ciudad de Guatemala Maestro de Educación Primaria y después, en 1958 Médico y Cirujano, en la Facultad de ciencias médicas de la Universidad de San Carlos de Guatemala.

En mayo de 1959 recorriendo el viejo camino de Guatemala a Salamá, pasando por Morazán y la cuesta de Santa Elena, entre las llamas de un voraz incendio de los bosques de la Sierra de las Minas, la Cumbre y luego la larga bajada de las cuestas de San Lorenzo, para llegar a San Jerónimo y directo a Salamá, entonces un pequeño poblado sin vehículos automotores, salvo dos o tres, sin muchos habitantes y con una extensión territorial relativamente pequeña, pero si un territorio grande de la Baja Verapaz.

Director del Hospital Nacional Departamental, como único médico acompañado solamente por el doctor José María Chavarría en el consultorio de Sanidad Pública. Atendió a toda la población necesitada durante dos años y medio, hasta que por intrigas del Señor Gobernador Departamental, un general, que solicitó al presidente Idígoras Fuentes, que cambiaran al médico y enviaran aunque fuera un estudiante que supiera de cirugía. Por primera vez, un médico se instaló en la ciudad atendiendo en forma privada a pacientes necesitados, en su clínica médica particular. Su primera aparición pública fue el discurso oficial en la inauguración de una feria de San Mateo Apóstol, en el parque Central Barrios, habiéndole arrebatado sus guardaespaldas lo escrito por órdenes del señor presidente que vino a inaugurar la feria y a regañar la feria y a regañar a los vecinos.

Poco tiempo después el Alcalde Municipal don Pedro García y su corporación decidieron constituir el Comité de Feria a personas particulares y fue Presidente del mismo con un grupo de ciudadanos, quienes dieron una organización distinta, cambiando en primer lugar el campo de la feria, el centro de la ciudad, a un terreno atrás del edificio que ocupa Gobernación.
Cuando se iniciaron los trabajos de la construcción de la carretera el Rancho- Salamá y Cobán, se ampliaron los servicios por accidentes del Seguro Social, nombrando Medico Director del IGSS en Baja Verapaz, para atender mayor número de afiliados. Duró 28 años al servicio de los trabajadores del departamento y de más allá.

A solicitud del director del hospital en ese tiempo, Dr. Hugo Haroldo Herrera Chacón lo acompaño ad honorem, como médico en ese centro, situación que duro varios años.

Fue médico del Centro de Bienestar Infantil y Familiar, primero a un costado de la Iglesia Parroquial de San, MATEO Apóstol y luego en el Barrio Hacienda la Virgen en el antiguo centro de recuperación del niño desnutrido, fundado por el Dr. Herra y Sra. En 1966 fue electo popularmente Alcalde Municipal de la ciudad de Salamá, Virgilio Córdova adquirió la estructura metálica de un moderno gimnasio, que se instaló en Barrio Hacienda la Virgen. Con la ayuda y colaboración del alcalde en ese tiempo del profesor Edgar Bendfeldt Pereira, el gobernador el dinámico profesor Hugo Arnoldo Conde Prera y del Jefe de la Zona Coronel Álvaro Barahona Escobar, se trasladó todo el antiguo estadio Los Naranjos en el centro de la ciudad, que estuvo listo para que en 1985 se llevara a cabo el Campeonato Nacional Especial de Mayores. El mejor en técnica asistencia y organización, con llenos completos en todos los encuentros.

Por una inmerecida circunstancia Gobernación, Municipalidad y un grupo de vecinos se le nombre al Gimnasio Municipal Dr. Guillermo Rubén Arriola Batres, ese año fue nominado mejor directivo del baloncesto a Nivel Nacional por la Federación Nacional de Baloncesto y en marzo de 1986 la Asociación de Cronistas Deportivos ACD, el mejor Directivo Deportivo a Nivel Nacional de 1985. En el año dos mil la Municipalidad y la Confederación Dirigente Departamental del siglo. Las selecciones de baloncesto fueron durante ese período de 28 años, campeones nacionales en mini, juvenil y especial de mayores. En 1986 fue considerado como Leyenda del Deporte por el Personero de Deportes de la Presidencia.

La Municipalidad presidida por el profesor Edgar Bendfeldt le otorgó la condecoración Rosa de Oro, distinción que solo había sido concedida al inolvidable Manuel Gularte Cuellar y después al filántropo Joaquín Mendizabal Jacinto. Después las siguientes Corporaciones Municipales olvidaron homenajear a sus conciudadanos que se distinguieran al servir a su tierra.

Fue médico forense durante trece años, en tiempos del conflicto de la guerrilla, dejando una experiencia desconocida para la mayoría de habitantes de Guatemala. El presidente de ese tiempo, sin ninguna comunicación lo sustituyó por otro médico sin ninguna explicación. Pero lo sucedido dejó una huella imborrable en todos los bajaverapacences. Después de la primera Elecciones Generales de 1985, fue nombrado por el Tribunal Supremo Electoral, Presidente de la Junta Electoral Departamental teniendo a su cargo la organización y control como miembros temporales de todas las elecciones que se han llevado a cabo durante todos estos años, por la confianza que han tenido las autoridades electorales en el grupo de ciudadanos que forman las Juntas Electorales del Departamento de Baja Verapaz. Veinticinco años de labor.

La Comisión de Derechos Humanos de la Presidencia le otorgó un Diploma por Constructor de la Paz, en diciembre de 2004. Cambio de la Rosa de la Paz, en el XI Aniversario de la firma de los acuerdos de la firma de los acuerdos de Paz, en diciembre de 2007, por la Delegación de la SEPAZ de esta ciudad.
La Municipalidad y Gobernación Departamental el 14 de septiembre de 2005, Salamateco Distinguido. En Mayo de 2012 El Colegio Teziutlán plaqueta de reconocimiento como ex directivo del Deporte y apoyo al atletismo.

El Colegio de Médicos y Cirujanos, La Orden Itzamná en 1991 como reconocimiento a su ejemplar ejercicio profesional y en 2008, la Orden Itzamá de Oro por la Bodas de Oro Profesionales.
Esto es una parte de todo lo que el Doctor Guillermo Rubén Arriola Batres ha hecho en su vida, un digno ejemplo a seguir, por esas razones y por la contribución que ha tenido en la historia de Salamá, es que se ha elegido como nuestro Personaje Distinguido.