Mujer Salamateca

A R T E S A N I A S

P A I S A J E S

Agua Caliente

Agua Caliente


El Cerro de la Santa Cruz es un lugar donde muchas personas suben para apreciar el valle, acá se practican varios deportes, como ciclismo de montaña, enduro y vuelo libre, o si solamente se desea caminar, este lugar es ideal para visitarlo con familiares o amigos.
 


Un bello paisaje acompañado de tranquilidad los espera al llegar a la cima, donde se puede apreciar la Cruz, una capilla, el mirador con las letras que dicen SALAMÁ, la capilla de la Virgen de Guadalupe, las letras se divisan desde lejos y destaca el nombre de Salamá, así como el templo a Minerva y el Calvario.
 
 

 

Al pie del cerro se encuentra el templo El Calvario, ubicado al sur de la ciudad de Salamá, es una pequeña iglesia con una construcción de línea barroca que destaca casi desde cualquier lugar, por estar construida sobre una colina.


 
Por sus características estilísticas su fechada tiene una corriente neoclásica. La cubierta es de artesonado de madera con cubierta de teja y sus muros son de mampostería.  
El proyecto de construir una iglesia para el Calvario en Salamá se inició en 1813, el templo se terminó de construir en el año y 1899; contaba en su haber con un púlpito y bancas, una pila bautismal, pero   lamentablemente se perdieron. Varias imágenes fueron trasladadas hacia La iglesia de San Mateo y otras aún se conservan, así como varias pinturas.  En una de sus campanas se puede apreciar la fecha   23 de noviembre del año 1906.

 


 
El visitante que desee conocerla deberá subir 122 escalones y conforme avanza podrá apreciar cómo la ciudad empieza a mostrar sus encantos.
 
En su interior está el Señor de Esquipulas que es una réplica del Señor de Esquipulas de Oriente. Su celebración es en enero, es pomposa y participa toda la cristiandad de Salamá. Debido al terremoto de 1976 que destruyo la Iglesia de san Mateo Apóstol, fue en el templo del Calvario donde se realizaban las misas.

 


En la semana santa se puede observar el fervor religioso de muchas personas, unos se visten de judíos o de cucuruchos; Y otros cargan o acompañan las procesiones. En la década de los años 60 muchos jóvenes venían a estudiar a la puerta del templo porque era uno de los pocos lugares donde había alumbrado público, jóvenes de ese entonces recordaran momentos inolvidables vividos en las gradas de este templo.


El Calvario es uno de los lugares más visitados, y un barrio lleva su nombre. Por eso y mucho más los invitamos a seguir conociendo las bellezas que nos presenta este bello municipio llamado Salamá.