LAS GARITAS DE SALAMÁ

 

Cuando el puente Blanco o llamado la Libertad se terminó en 1952, aproximadamente en tiempos del Gobierno del General Carlos Castillo Armas, se construyeron las dos garitas ubicadas en la entrada a Salamá y la otra en la salida hacia San Miguel Chicaj, en 1954, por iniciativa en el congreso del Dr. Jacinto Estrada Sanabria diputado por Baja Verapaz en ese entonces, y dueño  de  los terrenos donde se ubica actualmente pollo campero y Bulocks valga la publicidad.

La entrada al municipio era por el puente de tablas y con la apertura del nuevo puente, causo notoriedad la inauguración de las garitas, las cuales fueron construidas del año 1953 a 1954, su función principal era la seguridad del pueblo en la entrada y la salida; como el control del ingreso de vehículos y ganado equino y semovientes de esa época, así mismo los visitantes que venían de lugares lejanos al pueblo de Salamá, en dichas garitas habían policías nacionales y de la extinta  Guardia de Hacienda. Cuando se construyeron las garitas si hizo un arco en la entrada del puente pero por la ampliación de la carretera se tuvo que demoler, cabe destacar que la garita que está en la salida a San Miguel Chicaj estaba en soledad solo habían terrenos  dedicados a la agricultura de ese entonces y que por voluntad de la señora Herminia Chacón, ella dono el terreno de su propiedad para la construcción del  Hospital que está ahora, cuya inauguración fue el 23 de Marzo de 1982.

                                                                                 

La actual Administración del Sr. Alcalde Municipal Byron Tejeda las rescato del abandono que tuvieron desde hace mucho tiempo dándoles un matiz diferente y conservador,  quedando visibles para los visitantes y de orgullo para los que somos de esta tierra bendita.

Como nota curiosa hay otra garita pero esa esta ubica en los terrenos del campo de aviación pero esa la construyeron los de Aeronáutica Civil para el uso de pista de aterrizaje de aviones y helicópteros que en ese entonces eran muy comunes en estas tierras, se sabe que habían aviones dedicados al transporte de personas y carga hacia la capital los días Martes y jueves,  convirtiéndose Salamá como una fuente de turismo y trabajo durante esos años.

Creditos:
Lic. Elgi Walter Boteo Garcia.
Lic. Cesar Mauricio Milán Orellana.