Inicio Cruzadas Deportivas

Cruzadas Deportivas

Una de las noticias más sensacionales que se vive en estos últimos tiempos entre los círculos deportivos de la Verapaz del sur y que ha dejado un buen sabor de comentario, es el resurgimiento de las épicas Cruzadas Deportivas de la Amistad Baja verapacense.
No cabe ninguna duda que el nuevo despegue de las cruzadas deportivas en su segunda época, es de suma importancia en nuestro departamento, tomando en consideración que de estas competencias han surgido semilleros de valores criollos, que con el pasar del tiempo fueron tomando una dimensión insospechada de triunfos, al punto de llegar a enaltecer por medio del deporte a Baja Verapaz en participaciones destacadas a nivel nacional y ante todo en el concierto elite internacional.

Es importante señalar, que está feliz idea de volver a reverdecer las Cruzadas Deportivas, se debe a la inquietud de Byron Tejeda, Alcalde Municipal de Salamá, quien manifestó que está dispuesto a dar todo su apoyo necesario y que con la colaboración de todos los vecinos del departamento y patrocinadores. Por lo que de nuevo se estará viviendo otra fiesta grande como las que le antecedieron. Al mismo tiempo considera que se puede demostrar de nuevo, de lo que fueron y son capaces en organización las baja verapacenses haciendo acopio de mantener vigente el lema “Unidos para superarnos”.

Para hablar de la basta e interesante historia de las Cruzadas Deportivas de la Amistad baja verapacense, tendríamos que gastar mucha tinta. Sin embargo para las nuevas generaciones, paisanos que residen en otras latitudes y a manera de exaltación a sus fecundos fundadores, les presentamos una síntesis de estas gloriosas jornadas que se vivieron en las décadas de los años setentas y ochentas.

PINCELADAS DE LAS CRUZADAS

Apelando la buena memoria del más que amigo-hermano, Rene Castillo González, dinámico profesor originario del municipio de Granados, que estuvo vinculado en siete cruzadas, nos relata algunos pasajes de los que se vivieron es esa época. “Aunque no soy la persona indicada para hablar de sus orígenes, recuerdo que la idea se puede catalogar de paradigmática”.

Indicando que la misma, surgió por parte de un grupo de soñadores estudiantes de la Universidad de San Carlos, interesados de hacer algo novedoso por su departamento. Que en esos ratos de descanso de sus estudios en una residencia indicada en la zona1 capitalina, allá por los años 1975-76, esto fue a pocos días después del terremoto. Tiempo en el que estos paisas dispusieron echar andar un proyecto que después se hizo realidad con la primera Cruzada en el año 1977.

Me refiero a los pioneros, -si es que así los podemos considerar- Que fueron estos cuatro varones que hicieron historia.
Salvador Guzmán Valdez, Cesar Sagastume Juárez, Miguel Ángel Herrera San José (QEPD) y Oscar Antonio Guzmán García (Calin) (QEPD). Posteriormente, se unieron otros entusiastas profesores: Daniel Heraldo Mendoza (QEPD) de El Chol; Rene Castillo de Granados; Edwin Mejía de San Jerónimo Verapaz; Ricardo Rivera y Walter García (QEPD) de Cubulco, Gilberto Gerónimo de Rabinal, Carlos Milián de Purulhá y Moisés Leonardo de San Miguel Chicaj y Aníbal Moya de Salama, que fue otro que también se integró al grupo de trabajo. Me perdonan si dejo de mencionar algunos que fueron piezas importantes.

En aquel entonces, los esfuerzos fueron titánicos en poder obtener las ayudas económicas para poder cumplir con toda la logística de traslados, alimentación, hospedaje, uniformes y la premiación ante todo. Esto se lograba a base de esfuerzo propio de los atletas que costeaban sus gastos. Los padres de familia y amigos aportaban recursos como víveres para la alimentación, otros daban sus vehículos particulares, etc. Las ayudas de instituciones eran casi nada, mucho menos de parte de las municipalidades que lo hacían en su mínima expresión, porque en esos tiempos no existía el famoso aporte constitucional del 12%.

En una ocasión en Salamá, aplicando la inteligencia se reunieron todos los víveres recaudados por cada municipio y se contrató a una cocinera del mercado que fue pagada por todas las delegaciones. Se llevaba el control de los tiempos de comida por medio de la entrega de tikets y nadie se quedaba con hambre.

Agrega Castillo, que los atletas se hospedaban en casa particulares y centros de estudio como escuelas e institutos donde fuera la sede. En algunos casos ellos mismos se encargaban de elaborar los números de competencia, cuadros de inscripción, pintar con cal los carriles para los eventos de atletismo, organizaban sus propios congresillos técnicos y servían hasta de jueces. “Ellos tocaban el son y lo bailaban”. A manera de anécdota: “Recuerdo una vez que Chepe Guzmán amaneció haciendo números de competición con sus moldes y spray”. Por cierto Chentia, como todos, lo hacíamos por puro amor al terruño.

La única ayuda aislada que recibió el comité permanente de cruzadas, fue de parte de la Confederación Deportiva, que en algunas ocasiones nos asistió con préstamos las colchonetas, un autobús para el traslado de un grupo de atletas y algunos implementos para eventos de lanzamientos y saltos.

Otro hecho relevante que hubo que sortear en esas épocas del conflicto armado que se vivió, fue la persecución política que sufrieron algunos dirigentes involucrados en el movimiento deportivo, debido que algunas mentes enfermas relacionaban el proyecto exitoso en nuestra comunidad como de tinte izquierdista. “Nuestra bandera y única consigna era el águila bicéfala de Tezulutlan”.

Desde la primera Cruzada que fue en Salamá, hasta la séptima, las mismas tuvieron sedes alternas como San Jerónimo Verapaz, Rabinal, Cubulco, y siempre tuvo la participación de los siete municipios con una delegación mínima de cincuenta personas. Algunos decían en broma que la sede más que les convenía era la de Rabinal, porque con un vaso de chilate y boshboles se comían requetebién.
Las competencias se hacían sin edad limitada o sea libre, porque el atleta juvenil si tenía condiciones adecuadas, se fajaba por igual con los mayores. Recuerda que en la tercera Cruzada aparecieron los primero marchistas en acción y muchos de ellos fueron seleccionados nacionales en juegos regionales, panamericanos, mundiales y uno que llego hasta los juegos olímpicos de los Ángeles, California.

En otro aspecto, como hecho curioso, valdría la pena mencionar que el proyecto deportivo original de las Cruzadas Deportivas de B.V. Posteriormente el mismo sirvió de modelo para que la confederación deportiva lo aplicara en otros departamentos y que la postre hasta la fecha se transformaron en lo que hoy son los juegos deportivos nacionales. Como sosa irónica, resalta que al tomar participación con la CONFEDE en el montaje de las últimas Cruzadas, estas ya no tuvieron el brillo deseado y desaparecieron en nuestro concierto deportivo por falta de participación de atletas; dado posiblemente entre otros factores como la limitación de edades.
Finalmente Castillo González, recuerda con mucha nostalgia algo que no hay que dejar de lado entre tantos buenos colaboradores, fue el brillante papel que realizo el recordado y entrañable periodista Fulvio Alirio Milián, que de manera incondicional se entregó con la pasión que le caracterizaba de baja verapacense, el desplegar una amplia cobertura noticiosa en los Diarios La Nacional y el Grafico que eran los de mayor circulación en esa época, así como en diferentes medios radiales de aquel entonces. Relatos que dejaron el mejor testimonio de esas jornadas memoriales – Asevero con plena satisfacción, el granadense que mantuvo la camiseta puesta las 24 horas por más de siete años como dirigente deportivo.

SEGUNDAS CRUZADAS DEPORTIVAS
Instantes de salida de la carrera de 21 km, segunda cruzada en Salamá, B.V.
No. 3 Alberto Paredes, No. 9 Víctor Che Pérez (Chejito QEPD). No.19 José Cupertino Veliz, Raúl Cocón.

DELEGACIÓN DE EL CHOL EN LA III CRUZADA DEPORTIVA EN SAN JERÓNIMO

 

 

 

 

EQUIPO DE BASQUETBOL GRANADOS CAMPEON EN SALAMÁ

 

 

 

 

Foto histórica del homenaje rendido al Comité Permanente de Las Cruzadas Deportivas por parte del programa televisivo El Deportito. Acto realizado el 2 de febrero de 1982 en un conocido hotel de la capital. Aparecen de izq. a der: Miguel Ángel Herrera San José (QEPD, César Sagastume Juárez, Alfonso Gordillo de CONFEDE, Salvador Guzmán Valdez, Carlos de La Cruz de CONFEDE, Aníbal Moya, Edwin Mejía Milián, René Castillo González y Daniel Heraldo Mendoza (QEPD).

LO QUE DIJO LA PRENSA DE AQUEL ENTONCES:
Presentamos fragmentos de algunos medios rotativos nacionales:
Diario El Gráfico del 7 de julio de 1981. V Cruzada Baja verapacense ejemplo para imitar:
La humildad y el reto de Baja Verapaz. Lo más valioso sobre la tierra es lo que el hombre genera, no lo que el hombre tiene en metálico. Ese es el orgullo de Baja Verapaz y ha respondido al reto del destino deportivo que le ha hecho Guatemala y tienen mucho que representar de ejemplo a los demás departamentos de la república.
El claro concepto de proyección a favor de su comunidad, hizo resurgir hace cinco años un movimiento que no se ha detenido y que partiendo de Salamá ha pasado cíclicamente por San Jerónimo, Rabinal, Cubulco y 2016 nuevamente Salamá

Participando los ocho municipios del departamento, quienes aportando gran esfuerzo, su transportación e incluso su alimentación suena a incredulidad verdad? Pero así es, lo que contrasta con el criterio comodón del nuevo tipo de deportista que lo quiere TODO.

Diario La Nación del 22 de diciembre de 1980. Por Fulvio Alirio Mejía
Rabinal, lucio esplendoroso. En escenarios rústicos e improvisados en un sencillo pueblo de Guatemala, se encuentra realizándose la IV Cruzada bajaverapacense, hermoso movimiento de amistad y deportivismo que llega a su IV edición, gracias a la tenacidad y responsabilidad de los ocho municipios de Baja Verapaz que de esa hermosa región, pareciera ser que le están devolviendo la confianza perdida en la capacidad del Guatemalteco de organizarse y de salir avante sin necesidad de que se lo den todo. Tenemos mucho que aprender de Baja Verapaz.
Diario La Nación del 29 de diciembre de 1980. Por Fulvio Alirio Mejía
Las Cruzadas deportivas en Baja Verapaz, indudablemente incentivan el deporte de nuestra región.
Desde el año 1977 surgió la primera cruzada deportiva que tuvo efecto en la cabecera departamental. Como toda aventura adoleció de muchas fallas y se pensó que era llamarada de tusas, pero por algo se empezaba. Como un huracán en la segunda fue tomando fuerza arrolladora y nuestra juventud se empezó a preparase y rendir los mejores frutos.
Esta vez la organización y todo su engranaje se superó. La III fue en San Jerónimo con la participación de más de cuatrocientos atletas de todos los municipios que tomaron conciencia del evento. Aquí se principiaron a ver los primeros valores en el ciclismo y atletismo que le han dado gloria al departamento en los IX Juegos Deportivos nacionales de Retalhuleu 1980.

SEDE RABINAL DE LAS IV CRUZADAS DEPORTIVAS
Del 18 al 21 de diciembre, una vez más se abrió una página de oro dentro del desarrollo deportivo de Baja Verapaz. Rabinal el magnífico anfitrión se vistió de gala con la presencia de más de 2,000 atletas y visitantes, en lo que se demuestra palpablemente la enorme superación que se está obteniendo con la formidable participación de los municipios sedes que se vuelcan todo su entusiasmo e inteligencia con tal de superar etapas anteriores, cobrando así inusitado interés entre sus deportistas que ven en los organizadores responsabilidad y verdadero trabajo.
Los restantes departamentos tienen en B.V. un vivo ejemplo de patriotismo, que sin contar con significativas ayudas a echando caminar su IV Cruzada deportiva, cuyo desarrollo se ha convertido en una verdadera mini-olimpiada, que no la hemos observado ni sabido que se realice en ningún otro departamento.