Para los salamatecos es un orgullo que nuestro Premio Nobel de Literatura Miguel Asturias tenga raíces familiares salamatecas. .Su madre la profesora  María Rosales era hija del coronel salamateco Gabino Gómez, abuelo materno del gran literato, máxima gloria de la intelectualidad nacional. En la década de los setenta el periodista Fulvio Alirio Mejía Milian, hizo una importante investigación que consta en la Hemeroteca  Nacional. Fulvio entrevisto a personas que en aquella época rondaban los ochenta años y que a principios del siglo pasado compartieron momentos de su infancia con Asturias. Contaban como el gran escritor se subía a una carreta de bueyes que salía desde la casa de su abuelo ubicada donde hoy está la farmacia Exclusiva, hasta los terrenos de su abuelo en el lugar conocido como El Bate, cerca de la Brigada de Artillería, en donde hoy está la  Escuela Normal Rural No.4. Por la tarde retornaba a la casa de su abuelo a bordo de carreta de bueyes. Se cree que esas vivencias de las  labores agrícolas que vio en su niñez en tierras salamatecas, inspiraron muchas de  sus obras en donde  el narra estampas del área  rural. Probablemente ese  fue su único contacto con el ambiente campestre del país, pues posteriormente volvió a la capital y muy joven inicio sus viajes por diferentes países.

En la farmacia Exclusiva hay una placa conmemorativa que coloco la Universidad de San Carlos cuando al parque central de Salamá se le cambio el nombre de Justo Rufino Barrios por el de  Miguel Ángel Asturias y se colocó el busto del poeta. Eso fue con motivo del centenario del nacimiento de Asturias y vinieron varios canales dela televisión mexicana a  hacer un reportaje.  En la investigación del periodista Mejía Milian se entrevistó a la profesora Natalia Oliva quien fue maestra de primeras letras del  connotado intelectual. Sus  compañeros de infancia narran como uno de los juegos favoritos del bardo consistía en jugar de vía crucis y él hacia el papel de Cristo, llevando una pequeña cruz de madera. Por alguna razón la vida de Migue  Asturias estuvo ligada por varios hechos históricos  a nuestra tierra. Su padre el licenciado Ernesto  Asturias fue  juez en Salamá y presidio el  Comité Pro- construcción de la Escuela de Artes y Oficios, que destruyo el terremoto de 1976, edificio de la época del presidente Manuel Estrada Cabrera, que estuvo en donde hoy se encuentra el Instituto INEBE y posteriormente funcionó temporalmente la  Gobernación Departamental y la municipalidad de Salamá mientras se construía el edificio actual de las dos instituciones. Allí también estuvo la Escuela Normal Rural No. 4.

Otro lazo histórico de Asturias con Salamá, es el hecho de que su hijo Rodrigo Asturias Amado haya estado preso en la que fue la penitenciaría de Salamá, hoy villa deportiva por ser parte de la  Guerrilla  de Concua y que era conocido como Gaspar Ilom a quien tuvimos la oportunidad de entrevistar en nuestra época de periodista, precisamente frente a las tumbas de los trece guerrilleros de ese movimiento político que están sepultados en el cementerio local, la entrevista la realizamos cuando él era candidato presidencial.  Cuando  estuvo preso en Salamá Rodrigo Asturias  era visitado por su tía materna doña Teresita Gómez, quien tenía un gran parecido físico con el intelectual,  antigua propietaria de la casa donde está la Farmacia Exclusiva persona muy apreciada en nuestro medio .Por cierto el periodista Mejía Milian hizo gestiones ante el Ministerio de Educación para que después del terremoto la casa fuera reconstruida y convertida en museo. Doña Teresita le dio tiempo para que hiciera las gestiones antes de demoler la casa que estaba dañada, cuando fin se vio que las gestiones no tenían eco la dueña  procedió a demolerla

El hijo de Rodrigo Asturias, Sandino Asturias muy pequeño era traído a Salamá por su señora madre que tenía una amistad muy especial con doña Chayito Prera Ramos, madre del querido amigo Juan José Noguera Prera. Por cierto cuando Rodrigo Asturias era candidato presidencial en su gira política por estas tierras una de las primeras personas que visito fue a doña Chayito que en la época en que estuvo preso era economa del hospital local. En la investigación del periodista Fulvio Alirio Mejía Milian se publicaron unas fotos que desde México le envió Miguel Asturias a su abuelo Gabino Gómez de desfiles militares de la capital azteca, consciente de que le gustarían al militar salamateco. Es de recordar que en aquel lejano 1967 cuando le otorgaron el Premio Nobel, el escritor Pedro Benjamín Ramos San José, como un Quijote de la literatura que fue, en aquella época en que no existían los medios de comunicación que hoy tenemos salió en su vehículo a anunciar el gran acontecimiento con un altavoz. Por todo esto debemos sentirnos orgullosos de que las raíces del gigante de las letras Miguel Asturias sean salamatecas y cuando pasemos por la Farmacia Exclusiva ubicada a pocos metros del puente La Libertad, Barrio El Centro nos imaginemos a aquel niño que iba sonriente en la carreta de bueyes hacia los terrenos del Baté y en donde quizá su mente infantil captó con su privilegiado intelecto muchas de las escenas agrícolas y rurales de sus múltiples libros. Es importante reconocer que el señor Alcalde Municipal Byron Tejeda organizó este año el I Certamen Cultural Miguel Ángel Asturias, que incluye concursos en diversas ramas del arte y la cultura por celebrarse los cincuenta años de que le otorgaron el Premio Nobel al gran gigante de las letras guatemaltecas.

Por Elgi Walter Boteo García