La historia del Grupo Scout No. 1 “José Domingo Rizzo Monzón”, nace en Salamá Baja Verapaz; en el interior de las aulas de la Escuela Normal Rural No. 4.  Y fue en los primeros días del mes de julio del año 1967; y como parte de las actividades formativas de los alumnos, se organizaron Consejos de Grado en cada aula. En ese entonces mi hermano Jesús Amando Chavarría Samayoa cursaba el 3er. grado básico, y lo habían nombrado Coordinador del Concejo de grado. Una de las actividades que había que realizar era la de numerar los escritorios (pupitres) de toda el aula.  Había que numerarlos siguiendo un orden previamente establecido, el número debía pintarse encima a la derecha de la “paleta” de cada escritorio. Como coordinador de grado le fueron entregados a mi hermano y envueltos en papel   las “plantillas” o “moldes”  de cada número, para que procedieran a pintarlos. Al sacar las plantillas; le llamó la atención que venían empacadas en una hoja de papel bond, y que correspondían a una “circular oficial” del Ministerio de Educación, en la que indicaban a las Direcciones de todos los establecimientos educativos, incluyendo los de nivel secundaria, que era  conveniente que “ORGANIZARAN” grupos de Scouts, por los beneficios que aportan en la formación de los estudiantes y por consiguiente a la educación, y que para obtener mayor información se debían de  comunicar con la Asociación de Scouts de Guatemala, ubicada en aquel entonces, en la 9ª. Calle 0-16 zona 1, de la ciudad capital.

Después de leer la nota en mención, en ese mismo momento mi hermano Jesús Amando le comento a sus compañeros y amigos de Grado; Carlos Enrique Guillermo Ochoa,  Rafael Rabí Fernández Cambranes y Oscar Antonio Guzmán García; el contenido de la carta en mención. Mi hermano les manifestó que unos años atrás había estudiado quinto y sexto grados de la primaria en la ciudad de Cobán Alta Verapaz; y había sido Scout  perteneciendo a la patrulla Halcones del grupo Scout No. 1 de la ciudad de Cobán, por lo que tenía alguna información básica de que era y cómo funcionaba un grupo scout.  De esta pequeña reunión los cuatro ponen de manifiesto, su interés y alegría porque en Salamá; se estableciera un grupo Scout.

Muy entusiasmados los cuatro y con la idea de formar el Grupo Scout, deciden visitar la Dirección del establecimiento y conversar con el Director de ese entonces, el Prof. Carlos Humberto Gil Ovalle; quien les mostró su satisfacción por el interés que tenían, siendo ellos alumnos de la Normal. En ese mismo momento el profesor Gil Ovalle buscó en unas enciclopedias que estaban en la biblioteca del plantel y les mostró fotos y alguna información básica, de lo que consistía el movimiento Scout en el mundo. Comprometiéndose el profesor Gil Ovalle a redactar una carta dirigida a la Asociación de Scout en la ciudad capital; en la que solicitaría toda la información necesaria para poder conformar un Grupo Scout en Salamá.

El primer punto o lugar  en el que estos cuatro alumnos normalistas y visionarios del escultismo; comenzaron a reunirse, fue en el “Zaguán”, de la casa de habitación de don Arturo Guillermo Fernández (El negro cariñosamente) y doña Rosario Ochoa de Guillermo (doña Chayito) padres de Enrique Guillermo. En la casa había una tienda de nombre “CHAYITO” y  estaba ubicada  a la par del Estadio de básquetbol Los Naranjos y la casa doña Ersilia Paredes, (Hoy Gimnasio Dr. Rubén Arriola Batres y anexo del Hotel Juárez respectivamente).  Y es a este lugar a donde comienzan a  llegar otros “muchachos”; atraídos por la noticia; siendo ellos: Oscar Herrera San José, Salvador Herrera Prera.

Como  el número de integrantes del Grupo scout había crecido. Se buscó un segundo punto o lugar de reunión y fue en las gradas que conducían a la parte alta jardinizada de la Escuela Normal Rural No. 4 (lugar de esquina opuesto a la casa de las familias Fernández, Leonardo y Mendoza). A partir de este punto nos reuníamos todos los sábados y luego nos trasladábamos al “Llano de Los Ramírez”, saliendo de la ciudad de  Salamá por donde estaba ubicada la antigua penitenciaria (Hoy Villa Deportiva). A partir de este lugar recorríamos un camino o vereda de aproximadamente  dos kilómetros y medio.  Antes de llegar al Llano de Los Ramírez, pasábamos por la finca “El Maguey” propiedad de doña Amalia Pereira Mencos (Ella era la madre de los hermanos  Romeo y Edgar Bendfeldt Pereira). Esta finca se hizo famosa entre los scout porque en ella se encontraba el famoso “Amate o Amatón”; (este lugar también servía de aguaje para el ganado de la finca) a donde fuimos varias veces a realizar prácticas de entrenamiento y de sana distracción.

En ese tiempo solamente existían dos vías de acceso; al Llano de Los Ramírez, la que se menciona anteriormente que era por la antigua penitenciaria y la otra era por la carretera que conduce a San Miguel Chicaj, antes de llegar al Portezuelo estaba la capilla de la Cruz Blanca y se cruzaba a la derecha para llegar al Llano de Los Ramírez. La línea divisoria entre El Llano de los Ramírez y la finca “El Maguey”, es la quebrada de la “Citra” (casi todo el año permanece seca y solamente en invierno pasa agua), que nace a un lado de la parte alta de la Montañita siguiendo para el Portezuelo, ya en la parte baja  pasa a un costado de la Ermita de la Cruz Blanca, para luego ir a desembocar cerca de la fosa de la “Pata” en el rio  Salamá.

El Llano de los Ramírez  fue para nosotros en aquel tiempo el Primer Campo Escuela Scout, en donde comenzamos a convivir y aprender de las bondades que la naturaleza le brinda al ser humano. Era una finca muy grande, propiedad de Doña Toribia Ramírez de Díaz (abuela de los  hermanos Girón Ramírez; famosos y conocidos ganaderos de la época).  De un paisaje impresionante; que tenía unos potreros en donde el ganado llegaba a pastar y un bosque del tipo chaparral; compuesto de unos arbustos tales como Comida de paloma, palo jiote, brasilares y árboles de mediana altura principalmente a la orilla del rio; sobresaliendo el famoso amatón (que ya no existe) y los famosos cactus pequeños de donde extraíamos sus frutos; los famosos chilios. En su interior no habían carreteras;   sino más bien eran veredas o derechos de paso y en las orillas tenían sembrados cercos de piñuelas o bien unos órganos grandes o tuneros.  En ese entonces todavía se podían ver diferentes clases de aves, como el correcaminos, guardabarrancos, torcazas, toroboj, torditos, tortolitas, chorchas, garzas, gavilanes, quebrantahuesos y otras aves. Y de mamíferos había, liebres, coyotes, armadillos, comadrejas y otros animales.

En esos potreros fuimos aprendiendo los primeros nudos y los primeros juegos al aire libre, conocer e interpretar un croquis. Sin olvidarnos de la cantidad de huesos de vacas y toros; que existían en el lugar; y con tan variadas formas que eran objeto de colección para cualquiera de nosotros. Cada sábado que llegábamos al Llano; ya cada patrulla  tenía un punto especial de reunión; normalmente debajo de alguno de los pocos  árboles frondosos que existían en el lugar. En más de alguna ocasión subíamos los cerros que están continuos al Llano de Los Ramírez; como el cerro “el Chupete” y salíamos al Portezuelo (camino a San Miguel Chicaj); normalmente regresábamos entrada la noche.

Fue en estos recorridos que hacíamos todos los sábados; en donde aprendimos las dos primeras canciones que eran muy conocidas en el movimiento scout, siendo la primera: Yupi ya ya yupi yupi ya………. Y la segunda era el “Tambor de la alegría”,  panameña, panameña, panameña vida mía, yo quiero que  tú me lleves al tambor de la alegría……….  Y por supuesto ya sea en la ida o en el regreso;  nos abastecíamos de alguna golosina o refresco embotellado y los conocidos cuquitos;  en la famosa tienda “San Antonio”, propiedad de don Juan Vitalino García y doña Paula Molineros de García (padres de los famosos  TUSITAS). O bien tomábamos fresco de súchiles en la casa de doña María Elena Guerrero de López; madre de Cipriano (Chipano) y Francisco (Qüío) López Guerrero.

Pero fue a mediados del mes de agosto de este mismo año, cuando se incorpora Luis Eduardo Haeussler Porras (GUAYO),  y creo que fue Rolando Peláez Fernández quien platicando con él, le comentaba que había sido Scout, había pertenecido al Grupo No. 3 de la ciudad capital; inicialmente había participado en la patrulla Ardillas y después había sido Guía de la patrulla Águilas.  Y estaba muy interesado en participar en la formación del Grupo Scout en Salamá. Realmente su ingreso vino a constituir el elemento que hacía falta dentro del Grupo. Es decir el Grupo necesitaba de una persona adulta, empresaria y entusiasta; que proveyera o administrara los insumos necesarios, para sacar y mantener adelante este tipo de organización.

Fue en una noche en el Hotel Tezulutlán y en presencia de don Abelardo Girón Pereira Comisionado Ejecutivo Viajero Scout y a sugerencia de Luis Eduardo Haeussler Porras y José Rolando Eliezer Peláez Fernández, y refrendada Oscar Herrera San José, Otoniel Bendfeldt Robles y  todos los demás integrantes de la tropa  que  estábamos ahí  presentes; como se le dio el nombre de  “José Domingo Rizzo Monzón”, al Grupo Scout No. 1 de Salamá.

El Primer Comité de Padres de Familia o Comité de Grupo estuvo integrado de la siguiente manera: Presidenta: Celeste Margarita De León de Gil; Tesorero: Profesor Manuel de Jesús Martínez López; Secretaria T. S. Etty Graciela Guerra Luttmann de Herrera Vocal I: Juana Margot Robles de Bendfeldt,  Vocal II: Gloria Emperatriz Samayoa Caseros de Chavarría;  Como colaboradora estuvo doña Carlota Juárez Chavarría; aunque ella nunca tuvo un hijo scout, siempre le gustó la idea de la formación del Grupo.

El acto de investidura fue el 13 de septiembre de 1967, en horas de la tarde y se llevó a cabo en el bosque de eucaliptos que se encuentra ubicado a un costado de la piscina de la Escuela Tipo Federación José Clemente Chavarría. Estuvieron presentes el profesor Ángel Julián Ochaeta Berges (Presidente del Comité de Padres de Familia del Grupo Scout No. 1 de Cobán) y el profesor Edgar Aníbal Sierra Coronado (TICA) Comisionado de Distrito de las Verapaces de la Oficina Nacional Scout de Guatemala, Abelardo Girón Pereira Comisionado Ejecutivo Viajero de la Oficina Nacional Scout de Guatemala. También estuvieron presentes algunas autoridades del departamento  de ese entonces como el Coronel José Domingo Juárez Aragón Gobernador Departamental, Coronel Daniel Azurdia Tala Jefe de Reservas Militares, Don Tomas Gularte Alcalde Municipal de Salamá, Manuel Fernández Valdez secretario municipal, miembros del Comité de Padres de familia  y familiares de los scout. Como maestro de ceremonias estuvo el profesor Haroldo Castañeda Chew.

Los primeros scout, que fueron investidos con la pañoleta del grupo, fueron Oscar Aroldo Meza Gómez (sub jefe de Tropa), Oscar Guzmán (Guía de la patrulla Tigres), Salvador Herrera Prera (Guía de la Patrulla Gavilanes), Enrique Guillermo Ochoa (Guía de la Patrulla Lobos) y Rafael Rabí Fernández (Guía de la patrulla Búfalos).

También fueron investidos los Subguías de patrulla, siendo ellos: Carlos Salvador Gil De León (Patrulla Tigres), Oscar Herrera San José (Patrulla Gavilanes), Francisco Rodríguez Conde (Patrulla Lobos) y Rene Wosbeli Martínez Prera (Patrulla Búfalos).

El día 14 de septiembre fuimos investidos con la pañoleta, todos los scout rasos en horas de la tarde. La actividad se llevó a cabo en las gradas del auditorio de la Escuela Normal Rural No. 4, en la cual participaron imponiendo las pañoletas; el Jefe y Sub Jefe de Tropa y los Guías de Patrulla, estando presentes las mamas de los scout.

INTEGRANTES DE LA PRIMERA TROPA SCOUT

Jefe de Grupo: Luis Eduardo Haeussler Porras (†)
Jefe de Tropa: Jesús Amando Chavarría Samayoa
Subjefe de Tropa: Oscar Aroldo Meza Gómez
Guía Mayor: Oscar Roberto Riveiro Chavarría (†)

A) PATRULLA TIGRES
Oscar Antonio Guzmán García (Guía de patrulla) (†)
Carlos Salvador Gil De León (Sub Guía de patrulla)
Fredy Fernando Conlledo Ligorria
Rigoberto Coronado Ortiz (†)
José Abel Chavarría Samayoa

B) PATRULLA GAVILANES
Salvador Herrera Prera (Guía de patrulla)
Oscar Rene Herrera San José (Sub Guía de patrulla)
José Vicente Guzmán García
Byron Otoniel Bendfeldt Robles
Julio Roberto Chavarría López (†)
Daniel Augusto Escalante Herrera

C) PATRULLA LOBOS
Carlos Enrique Ochoa Guillermo (Guía de patrulla)
Juan Francisco Rodríguez Conde (Sub Guía de patrulla)
Luis Alberto Milian Orellana (†)
Rolando Valdemar Guzmán García
Carlos Aroldo Reyes Valdez
Gustavo Adolfo Marroquín Escobar
Edgar Augusto Martínez García
Mario Rene Milian

D) PATRULLA BUFALOS
Rafael Rabí Fernández Cambranes (Guía de patrulla)
Rene Wosbeli Martínez Prera (Sub Guía de patrulla)
Carlos Humberto Fernández
José Rolando Eliezer Peláez Fernández
Héctor Vinicio Gil De León
Jorge Raúl Herrera San José

   

La Tropa Scout desfilando en el estadio “Las Rosas” el 15 de septiembre de 1967.

En ese mismo día el Comité de la Feria de Salamá le brindo un reconocimiento al Grupo Scout, el cual consistió en izar el Pabellón Nacional de Costa Rica y le correspondió a mi hermano Jesús Amando Chavarria Samayoa como Jefe de Tropa enarbolar la bandera de Costa Rica con todo el respeto del caso.

El 17 de septiembre día de San Mateo Apóstol y con motivo de la realización del desfile de inauguración de la Feria Titular, este desfile siempre se ha caracterizado por ser el famoso desfile de carrozas alegóricas. El Grupo Scout participo con una carroza, la cual consistió en un campamento scout al aire libre, siendo este muy simple ya que en la carrocería de un camión se instaló una carpa (con una lona de carro), se acondiciono también el lugar; para poner una fogata, tenían como adorno unas plantas ornamentales y como participantes en la misma a los scout más pequeños de estatura; que eran Luis Alberto Milian, Héctor Vinicio Gil y Rolando Valdemar Guzmán. Al momento de pasar la carrosa frente la Tribuna del Estadio “las Rosas” los muchachos pusieron una sartén sobre el fuego y quebraron unos huevos; lo que provoco el aplauso del público presente.   Se obtuvo el tercer lugar a la hora de la premiación.

Ese mismo día el Grupo Scout hizo una presentación atlética y artística; con la ejecución magistral de varias “pirámides” en el Campo de Futbol. Lo que fue un bonito espectáculo y del total agrado de la población. El recordado profesor de educación física y maestro de muchas generaciones don Alfredo Mejía, presto un librito en el que tenía graficadas los pasos y la forma en que se tenían que realizar estas pruebas atléticas. Los ensayos se realizaron diariamente de 6:00 a 7:30 a. m.

Por Ing. Agr. Abel Chavarria Samayoa, Leonel Ramírez González, Manolo Martínez