El correo en el período hispánico dependía del transporte de la época. Las comunicaciones dependían de un funcionario real, el Correo Mayor, cuya sede estaba en la capital.

La mejora en las comunicaciones durante el siglo XIX incrementó el uso de este servicio. El Censo de 1880, reportó que en Salamá “Existe una oficina telegráfica que pone a Salamá en comunicación directa con Guatemala, y cada semana sale dos veces un correo postal”. En 1887 se estableció una oficina.

Hasta 1997, cuando se privatizó la empresa, es una obra funcionalista que cumple con el destino para el que fue construida. Luego, se accede al parque Miguel Ángel Asturias, al oriente y la placita con el Monumento a la Madre, al poniente, junto a la agencia bancaria. Desde este punto, se encuentra la 5ª Avenida A, una diagonal que conduce a la plazuela Lainfiesta.

Fuente: Revista Tradiciones de Guatemala, Centro de Estudios Folklóricos, Universidad San Carlos de Guatemala.