Hasta el momento no se han encontrado referencias históricas que arrojen información sobre la llegada del catolicismo a Salamá. Algunas fuentes refieren que posiblemente la población fue fundada entre 1549 a 1560, con esclavos libertos por Alonso López de Cerrato;  tradiciones orales aseguran que los primeros pobladores fueron familias tlaxcaltecas, hablantes de náhuatl, y que llegaron como aliados de los conquistadores españoles (Cruz, 2015) (Juárez, 2015). Es probable que Salamá haya sido fundada un 21 de septiembre, o bien un día cercano a tal fecha, en la cual la Iglesia católica ha recordado desde épocas inmemoriales la memorial del apóstol y evangelista, San Mateo, bajo cuyo patronazgo se encuentra la población.

Durante el último tercio del siglo XVI existen algunas relaciones geográficas, elaboradas por funcionarios y religiosos que dan algunos detalles sobre las poblaciones que integraban la región que fue conocida con el nombre de Verapaz. Sin embargo, para el caso de Salamá, la información es casi nula, ya que gran parte de la atención de los escritores se centró en las comunidades de Cobán y Rabinal, que eran las más grandes. Con toda probabilidad el desarrollo del catolicismo en Salamá se fue desarrollando de forma paralela al del resto de pueblos de Verapaz, por lo que debe entenderse que muchas de las instrucciones giradas en torno a la práctica del cristianismo en la región, se tuvieron que haber aplicado en Salamá, las cuales iban encaminadas básicamente a destruir todo vestigio de la antigua cosmovisión delos pueblos indígenas de Verapaz.

Fuente: Revista Tradiciones de Guatemala, Centro de Estudios Folklóricos, Universidad San Carlos de Guatemala.