El arquitecto Arturo Paz Arévalo fue comisionado para levantar un monumento al Maestro concebido como un templete con puertas, de aspecto geométrico, en cuyo interior se colocaron recuerdos a docentes distinguidos de la comunidad.